≡ Menu

DON FIDEL – ¿Cómo elegir videntes buenos?

Una videncia diferente

Una videncia diferente

¿Cómo elegir una consulta de videntes buenas?

Cuando llega el momento de seleccionar una consulta de videntes por teléfono el cliente se halla  ante la inmensa cantidad de anuncios de publicidad que anuncian ser lo mejor que uno puede encontrar, todos ellos son videntes buenas que ofrecen sus servicios incluso a precios bajísimos. Dado el desconocimiento del mercado de videncia que posee el cliente es evidente que será necesario encontrar un criterio de selección a tanta empresa de tarot y videncia.

El mundo del tarot ha conocido un gran auge desde la aparición del tarot telefónico. Este sistema se basa en que el cliente pueda llamar cómodamente desde su casa y tener una consulta de tarot mediante el uso de lineas telefonicas de tarificacíon adicional…el famoso 806.

La aparición de este tipo de negocio ha provocado que un tema tan marginal como era las consultas de videntes se hayan lanzado a primera línea de publicidad. Así nos encontramos que en cualquier medio de comunicación aparecen anuncios ofertando este tipo de servicios. ¿De donde ha surgido tanta oferta? Evidentemente la demanda ha provocado esta oferta, pero en realidad no surge de iniciativa privada sino de un enfoque empresarial.

De hecho la gran parte de este negocio es regentado por empresas, que adoptan un criterio de marketing en este producto con una visión típica de cadenas de comida rápida. Abandonando las viejas maneras artesanales de antaño, en el que un profesional te atendía privadamente y sin mucha algarabía, aparece el mundo del esoterismo como gran servicio industrial. Se trata de crear call-centers, centros de llamada, que recogeran un tropel de llamadas provocadas por una fuerte y agresiva inversión publicitaria.

¿Quién sale ganando? Como negocio las empresas, y como temática nadie. Pues al trivializar y diluir como producto aquellas arcanas maneras nos hemos encontrado con un nuevo modelo en el que el misterio ha sido sustituido por la televisión, por la imagen…

Mientras todavía existen personas que tratan de ofrecer un servicio a la vieja usanza: una consulta privada, artesanal y donde se trata simplemente de vivir de uno de los oficios más antiguos que existen.

Se trata por tanto de elegir bien, de utilizar bien nuestro dinero. Dado que todos deseamos al pagar encontrar un servicio de calidad, todos los clientes buscan buenos videntes a cambio de su dinero. Pero para ello habrá que filtrar en la gran cantidad de anuncios que uno se encuentra. Se trata,como en todo, en tener un forma de elegir entre tanta confusión,y en este caso  es importante  basarse en criterios más orientados a elegir una consulta artesanal alejándose del moderno negocio empresarial de gabinetes.

Le mostraré tres criterios que nos permiten distinguir una consulta de buenos videntes  de uno que no lo es:

videntes buenos particular

Una consulta privada

1. Que sea una Consulta Privada

El hecho al que se enfrenta el cliente es que muchas consultas de videntes y tarotistas por teléfono se basan en servicios de empresa, los call-centers o gabinetes de tarotistas, en los que el trato telefónico será más propio de un servicio  de comida rápida. Esto nos hará elegir más tarde o temprano por un servicio particular.

Por tanto en este tipo de servicios de videncia telefónica es preferible atenerse a lo tradicional, y esto quiere decir buscar un servicio privado de videntes donde seamos atendidos con un trato personal por teléfono, como un restaurante familiar en el que podemos confiar. Lo que buscan las personas es un trato personal, y más en temas tan delicados como las preguntas del amor por ejemplo.

Este primer criterio de elección de un vidente es fundamental si lo que deseamos es un servicio de calidad. Dada la gran popularidad del tarot existe una oferta empresarial que ha provocado que la tradición del vidente haya quedado muy mal parada. De sobras conoce las críticas y burlas que se realizan al vidente famoso de turno, provocando una visión muy peyorativa en estos tiempos.

¿Cómo saber si es una consulta privada? Evidentemente al llamar debe ponerse al telefóno el vidente que se anuncia, como en cualquier otro servicio de atención privada y personal. Hay que andar con cuidado con el sistema actual de anunciarse como particular para que luego conectemos con un gabinete porque el que se anuncia afirma no poder ponerse. Por otro lado la idea de que no importa hablar con la persona que da la cara porque se supone que ha elegido un equipo de profesionales nos lleva al siguiente elemento de criterio.

videntes buenos artesanal

QUE SEA PÀRTICULAR

2. Que nos atienda un Profesional

Los servicios de videntes por telefóno se caracterizan muchas veces por afirmarnos que se poseen poderes paranormales que les convierten en infalibles, en los mejores videntes. En la práctica es preferible atenerse al sentido común, desechar a tantas  supuestos videntes buenas que afirman poseer poderes y buscar un servicio de un profesional, esto quiere decir una persona con la formación y años de experiencia necesarios para garantizar la calidad de su consulta.

Es decir, buscar un planteamiento serio al tema. Si se desea un vidente bueno entonces lo primero que tenemos que hacer es ponernos serios y buscar un planteamiento menos extravagante, como si el sentido común no pudiera formar parte de una consulta tradicional de adivinación. Por otro lado el anular su sentido común para atender a los presuntos poderes hacen que quede desarmada su inteligencia frente a cualquier proposición que le hagan. Que si magia negra, que si amarres, que si trabajos, que si…toda una parafernalia que le hará pensar que tan sólo tiene que pagar para conseguir lo que desea.

Y las cosas no son así. Se trata de encontrar el camino, de hallar la respuesta a su dificultad con la que uno mismo tiene que enfrentarse. Se trata de encontrar la manera, el rumbo, de que uno ande su propio camino.

En mi consulta  encontrará  no a un vidente con poderes paranormales sino a un profesional que le ofrece una tradición milenaria de Oriente para preguntar sus inquietudes. Existen cientos de de consultas de tarotistasy videntes pero una gran diferencia que encontrará en mi consulta privada es que se atiende ante todo a su propia salud, a su propio equilibrio.

Ambos criterios de elección de buenos videntes se resumen así en elegir a un buen artesano, la consulta privada de un profesional que no busque el negocio sino el oficio. Eso será una garantía frente a tanto servicio de tarot y videncia planteado como forma de sacar dinero rápido.

I Ching

La milenaria adivinación de Oriente

3. Atender al tipo de Adivinación

Hay otro criterio importante que debemos tener a la hora de elegir una consulta de vidente o de tarot. Se trata del método. Aunque la gran mayoría de personas creen que ha de usarse el juego de cartas del tarot la realidad de la adivinación es más compleja. Existen muchos sistemas, mancias, y se trata de elegir el que consideremos el mejor para nosotros. Hay que comprender que el juego de cartas del tarot se popularizó como sistema de adivinación en el siglo XVIII, y que la tradición de los videntes es mucho más antigua. Estamos hablando de un juego de salón de cartas, no de una auténtico sistema tradicional de consulta al destino.

De entre todos los sistemas de videncia destaca especialmente el I Ching. Se trata de una antigua forma de adivinación china, conocida también como Oráculo del Cambio, que es considerada por los entendidos como la mejor forma de indagar sobre el destino. Con una tradición de miles de años este oráculo es la fuente de la sabiduría china, y sus respuestas no sólo se basan en decirnos el camino futuro de las cosas sino también en aconsejarnos cómo actuar.

Esto último le convierte en un sistema muy diferente al resto de videncias. Para el I Ching el futuro puede ser cambiado, por lo que nos ofrece una serie de consejos para que actuemos del modo más sabio, más beneficioso para nosotros.

Hay además otra ventaja añadida sobre el Tarot. Y es que el I Ching es un texto poético, conservado cuidadosamente, y que exige que la respuesta sea la que dicta el propio oráculo. Como bien sabe el tarot es un juego de naipes, de cartas con una serie de imágenes que el tarotista de turno ha de exprsar con palabras. Esto exige todo un juego de imaginación e intuición que es el que aturde un poco al consultante. ¿Donde ve esas cosas?. No en las cartas, por lo que hablamos de una interpretación relativa.

A diferencia del tarot el I Ching es un sistema exacto…la respuesta está en palabras, y éstas se han guardado por miles de años. No cabe decir otra cosa que lo que diga el Oráculo.

Al realizar una consulta al I Ching tenemos que tener en cuenta que es un Oráculo. ¿Qué significa esto?. Que debemos adoptar una actitud activa de pregunta, de interrogación a este misteriosa fuente de información.Todo oráculo consiste en un juego de preguntas y respuestas, el consultante pregunta y el oráculo responde desde su propia perspectiva. Desde este sencillo paso se establece todo un diálogo que busca encontrar la aclaración y porvenir de la situación vivida

El método popular para conseguir la respuesta es lanzar al aire tres monedas seis veces…,esto nos dará una combinación matemática basada siempre en la lógica yin-yang, una fórmula binaria que nos ofrecerá una respuesta en forma de hexagrama…que es a su vez una imagen y un texto poético.

Al realizar la consulta del I Ching nos ofrecerá tres respuestas:

1. El presente: nos muestra la situación actual, la realidad que se está cociendo. Tanto los sentimientos ocultos, que habitan en el fondo de las cosas, como las condiciones que generaron la situación actual.

2. El futuro: fruto de lo que se está “cociendo” en el presente aparece el rumbo del futuro, si el presente es la semilla el futuro sería el arbol. Al consultar al I Ching nos muestra la tendencia de lo que vendrá hacia adelante…lo porvenir.Para predecir los acontecimientos el I Ching se basa en un criterio simple y sencillo: la semilla (lo que está en potencia) y el árbol (lo que está en acto). El árbol de nuestro presente es fruto de la semilla del pasado, y a la vez está generando una nueva semilla que marcará nuestro futuro. Es decir, el presente es el despliegue de la causa pasada, y el futuro se está generando de modo oculto en el presente en forma de semilla que finalmente se desplegará tal como ocurrió en el pasado.

3. El consejo: algo completamente distinto a cualquier otro sistema de adivinación es el consejo que ofrece el I Ching para que andemos por el camino de la armonía y la obtención de nuestro deseo. El Oraculo I Ching nos da una serie de recomendaciones surgidas de miles de años de estudio para conseguir la meta.

La profundidad y seriedad de sus recomendaciones han hecho que se le denomine “El Anciano”, y aglutina en él toda la esencia del pensamiento oriental más elaborado. Se trata de lograr el camino acertado, de buscar la armonía adaptándonos activa o pasivamente a lo que ocurre según el criterio que consigamos obtener ante ese corriente de acontecimientos que vivimos.

Esto último es la gran diferencia frente a cualquier otra consulta de tarot. Se trata aquí de unir la ciencia de Occidente, la psicología, con la sabiduría de Oriente, expresada en los consejos que nos ofrece este antiquísimo método de consultar la propia vida y su destino.

Como siempre la mejor prueba es la experiencia.

 

Don Fidel

Consulte con confianza

Una consulta diferente 

Le he mostrado tres criterios fundamentales para elegir videntes buenas entre tanto anunciante que le ofrece ser lo mejor. Lógicamente yo le sugiero mi propia consulta en la que atiendo personalmente con un trato privado y de confianza.  Si lo que está buscando es una consulta de videncia por teléfono diferente, en un ambiente privado y profesional con un método alternativo al tarot le sugiero mi propia consulta. Estaré encantado de atenderle en los telefonos 806 y visa que pongo a su disposición.

A su servicio,

Don Fidel

Licenciado en Filosofía y Psicología