≡ Menu

Videncia buena por teléfono

Videncia buena por teléfono

 

Cuando uno está buscando entre los anuncios de videntes buenas por teléfono lo que está buscando lógicamente es una  videncia de calidad, una videncia honesta sin mentiras ni engaños que nos permita tener una consulta satisfactoria.

En suma un vidente de confianza, pero el hecho es que fácilmente uno queda atrapado por anuncios de videntes baratos, de elegir la videncia económica creyendo que además es cierto lo que afirman de que son videntes que aciertan de verdad. ¿Es eso realmente posible? ¿Hay personas infalibles que tienen el don de no equivocarse, de dejar de ser humanos?. Videntes buenas que acierten puede encontrarse, pero siempre dependerá del factor imponderable del arte de la adivinación.

Los videntes mejores son esos que le afirmarán que su consulta es un arte, que puede ser que puedan ayudarles a vislumbrar un trazo del recorrido futuro de las personas.

Qué es una videncia buena de verdad

Existe la idea de que una buena vidente sin preguntas es la mejor videncia que se puede encontrar. Pero esta idea está equivocada. El profesional necesita el contexto de su caso particular para permitir la interpretación de la mancia que utilice. Esto es la mejor videncia por teléfono que puede encontrar. Los que se anuncian afirmando que no necesitan preguntarle se basan en la superstición de personas que pueden ver las cosas como si las vieran por un televisor. Eso no es la tradición adivinatoria, sino un producto de marketing en el que usted caerá si le otorga a un ser humano semejante poder.

Una buena vidente por teléfono se interesará por nuestro caso, nos hará las preguntas pertinentes para ajustar su interpretación de la manera más correcta. Así que si busca una vidente buena y fiable permita que pueda equivocarse y tantee la forma de ayudarle.

Buscar videntes recomendadas

De entrada uno puede buscar aquellos profesionales que son comentados como los mejores videntes, los videntes que recomiendan usuarios por internet. Pero cómo encontrar esas videntes recomendadas cuando en los anuncios todo puede manipularse para que crea opiniones que son simplemente publicidad sin más.

Una idea sería buscar videntes famosos pensando que buscar videntes de prestigio nos garantiza la fiabilidad de la consulta. Pero buscar un vidente famoso  que sólo indican la campaña de marketing que la empresa que está detrás en su promoción quiera hacer.

Es evidente que la idea de buscar videntes recomendadas por sus aciertos nos haría entrar en un estudio cuyos datos desconocemos. Por supuesto hay anuncios de las mejores videntes de España que afirman ser premiadas por tal o cual, pero todo eso sólo ofrece confusión.

Así que encontrar videntes buenas de verdad no depende de leer los anuncios, sino de basarse en algún criterio que nos permita distinguirlos.

De entrada podemos fiarnos por buscar una videncia sin gabinete, pues el hecho de que trabajen artesanalmente nos conecta con la tradición propia de este oficio.

Cómo saber cuál es la mejor videncia

La idea es encontrar una videncia buena y barata, pero hay que tener en cuenta que en realidad los precios están estipulados, todos los videntes 806 cobran lo mismo. Encontrar diferencias de precio será entonces entrar en la guerra de precios que se puede realizar por videncia visa, y eso nos arrastra de nuevo a la lucha empresarial, y no artesanal.

El mejor vidente por teléfono es aquel que consiga conectar con su problema, que tenga la experiencia y formación necesaria para ayudarle.

Por otro lado son profesionales que trabajan particularmente, así que busque a los mejores videntes sin gabinete permitiéndole así escapar del tinglado económico que hay en este oficio.

Videncia buena de verdad

 

Clases de videncia por teléfono

El origen de las videntes buenas y de confianza arranca a finales del siglo XX con la aparición de lo que se fue a llamar “telefonía inteligente”, un nuevo servicio de Telefónica que permitía utilizar servicios profesionales mediante la llamada a unos números especiales, los extintos 906. Fue entonces cuando apareció un nuevo modelo comercial insospechado: la videncia por teléfono.

Hablamos así del paso de un modelo artesanal y tradicional, la consulta a un vidente bueno, a un modelo empresarial en el que utilizando el marketing se abriría este sistema de videncia telefónica. Sistema dirigido por empresarios, por empresas de telecomunicación, en un enfoque de vulgarización que es el que existe actualmente.

Es así  entonces que, cuando buscamos una consulta de videntes buenos, nos encontramos ante la presencia de multitud de anuncios de videntes y tarotistas que nos afirman todo tipo de promesas.  Muchas de ellas, por supuesto, afirmaran ser videntes muy buenas, el  más económico, y a menudo las dos cosas juntas.

Se entiende que la idea de una vidente buena por teléfono debe unir que sea una vidente fiable y si puede ser un vidente bueno y barato mejor. Pero el énfasis en la idea del la videncia barata generará la aparición de un sistema empresarial de explotación que pocas personas conocen. Por otro lado hay personas que buscan un vidente grátis, lo que genera toda una dinámica muy alejada de un vidente por telefóno fiable.

Y es que el mundillo del vidente ha conocido un gran auge desde la aparición de servicio telefónico videncia 806 y videncia visa Este sistema se basa en que el cliente pueda llamar cómodamente desde su casa y tener una consulta de videncia mediante el uso de lineas telefónicas de tarificacíon adicional, el famoso 806, o bien mediante el pago de tarjeta visa.

¿Qué es una buena videncia visa por teléfono?

Videntes Buenas por Visa

En este servicio el cliente llama a un teléfono fijo provincial, es decir un teléfono de toda la vida,  y acuerda un precio por la consulta con el tarotista utilizando como medio de pago la tarjeta de crédito visa. Este sistema de videncia visa plantea la posibilidad de establecer las formas de las viejas consultas tradicionales, y es donde encontrará videntes buenos por teléfono.

Los precios de la consulta parten de un planteamiento de consulta larga o corta.

  1. Consulta LargaDel orden de treinta minutos es tipo de consulta que nos permite profundizar en el tema, es el tiempo más adecuado para realmente explorar nuestras inquietudes.Así por ejemplo en una relación de pareja es importante entender que no se trata simplemente de saber si una persona te quiere o no te quiere, sino de indagar las razones por las que una relación puede funcionar. Podemos profundizar en el asunto y obtener recomendaciones para actuar de la mejor manera posible.
  2. Consulta Básica. Del orden de quince-veinte minutos para tener una visión rápida del asunto. A veces tan sólo deseamos tener un planteamiento básico sobre lo que nos inquieta, por lo que es un tipo de consulta adecuada para obtener la respuesta concreta sin pretender profundizar más en el asunto.

Este tipo de consulta de vidente por visa tiene las garantías del comercio electrónico, posibilidad de control y devolución del cargo de la tarjeta, por lo que hoy en día es un sistema de pago completamente fiable.

¿Qué es un buena videncia por teléfono 806?

videntes buenas por 806

Aquí se utiliza el servicio de tarificación adicional, y para ello se llama a un telefono 806 de videncia que nos carga al minuto un cargo. Este tipo de consultas permite al cliente comprobar la calidad del servicio sin necesidad de un pago previo como ocurre con la tarjeta visa.

Por otro lado es el causante de todo un enfoque de consumo rápido y mal servicio que es el actualmente predominante. Hablamos de un planteamiento de comida rápida en el que se realizan todo tipo de engaños para “minutar” como se dice en el mundillo. Es difícil encontrar videntes buenos 806 en todas esas plataformas.

Los precios viene establecidos por ley, diferenciándose el precio por minúto si llamas por teléfono fijo, 1.21 euros, o por teléfono movil, 1,57 euros.

¿Cómo elegir una videncia buena y de confianza?

Cuando llega el momento de seleccionar una consulta de videntes buenas, uno se encuentra ante una gran cantidad de ofertas publicitarias de gabinetes de tarot que anuncian ser lo mejor que uno puede encontrar. Dado que todos afirman ser el mejor vidente telefonico es evidente que es necesario un criterio de elección ante tanta empresa de tarot y videncia, y en esto fundamentalmente hay que tener un criterio basado en dos planteamientos.

1. Videncia sin gabinete

 

Videntes Buenas sin Gabinete

Se trata de que la consulta sea privada, de una vidente buena sin gabinete en el que se atienda personalmente. El modelo actual de negocio de la videncia  se basa en la creación empresarial de un sistema de call-center (centros de recepción de llamada) en el que se masifica el trabajo con un enfoque similar a una fábrica.

Los mal llamados gabinetes en realidad se basan simplemente en utilizar la publicidad de manera masiva para recoger llamadas también de manera masiva. Y para ello se necesitan personas que, sin parar, atiendan llamadas por las que reciben bien poco dinero. Encontrar a un  vidente sin gabinete barato es una alternativa, pero no encontrará a videntes buenas sin gabinete con un precio absurdo que sólo refleja la explotación que hay detrás.

En este modelo, como en tantos otros, quien se lucra es el empresario de turno. Adoptando diferentes nombres para que el crédulo cliente acuda creyendo que va a ser tratado de manera personal, cuando simplemente pasará a enormes sistemas de teleoperadores en los que trabajan buscando afanósamente obtener el mayor minutaje posible para no ser despedidos.

Así que a la hora de buscar un vidente sin gabinete es preferible atenerse a lo tradicional, y esto quiere decir buscar un servicio privado de  donde seamos atendidos con un trato personal por teléfono, como un restaurante familiar en el que podemos confiar. Lo que buscan las personas es un trato de persona, y más en temas tan delicados como las preguntas del amor por ejemplo. Por tanto buscaremos una videncia sin gabinete a la hora de elegir un buen vidente fiable.

Este primer criterio de elección para elegir videntes buenas y de confianza es fundamental si lo que deseamos es un servicio de calidad. Dada la gran popularidad del tarot por teléfono existe una oferta empresarial que ha provocado que la tradición del vidente haya quedado muy mal parada. De sobras conoce las críticas y burlas que se realizan al vidente famoso de turno, provocando una visión muy peyorativa en estos tiempos.

El trato personal y privado resulta mejor  que  escoger  uno de tantos anuncios de centros de llamadas o gabinetes. Este tipo de servicios son semejantes a una cadena de comida rápida donde el trato difiere mucho de un restaurante familiar.

Es importante saber quien es la persona con la que vamos a tratar. Muchas veces el anonimato del vidente  con el que hablamos permite cualquier tipo de comportamiento. Siempre es mejor elegir a una persona con cara y nombre y que nos trate en su propia consulta privada. Escoja por tanto siempre una consulta a la hora de buscar los mejores videntes por teléfono  a una buena vidente sin gabinete.

Como se ha hecho siempre.

2. Videntes buenas y fiables

Videntes Buenas Fiables

Que una vidente sea fiable implica el hecho de que lo realice un profesional. Las consultas de videncia y tarot se caracterizan muchas veces por afirmarnos que se poseen poderes clarividentes y que son el mejor vidente que uno puede encontrar.

En la práctica es preferible atenerse al sentido común, desechar al vidente telefónico que afirme poseer poderes y buscar un servicio de un profesional, esto quiere decir una persona con la formación y años de experiencia necesarios para garantizar la calidad de su consulta. Buscar las mejores videntes sin gabinete no implica perder el sentido común y ponernos en manos de una persona que afirma poseer poderes sobrehumanos.

En mi consulta por teléfono encontrará  no a un vidente con superpoderes sino a un profesional que le ofrece una tradición milenaria de Oriente para preguntar sus inquietudes. Existen cientos de de consultas de videntes buenos pero una gran diferencia que encontrará en mi consulta por telefóno es que se atiende ante todo a su propia salud, a su propio equilibrio.

Ambos criterios de elección para escoger videntes confiable se resumen en buscar a un buen artesano, la consulta privada de un profesional que no busque el negocio sino el oficio. Eso será una garantía frente a tanto servicio de  videncia telefónica planteado como forma de sacar dinero rápido.

Videncia I Ching: el mejor sistema de videncia

“Si me fuera posible prolongar mi vida algunos años,

pediría cincuenta más para poder estudiar el I Ching

y librarme así de mis muchos errores.”

Confucio

A la hora de elegir una consulta de videntes buenas por teléfono es importante aclarar que lo primero que tenemos que tener en cuenta es que la mejor vidente del amor que podamos encontrar nos atienda  con criterio profesional, y esto es así porque estamos hablando del asunto más delicado de las relaciones humana: el amor en una pareja.

Dicho tema sentimental exige que tengamos que tener el suficiente tino para saber seleccionar un servicio de tarot fiable de amor que nos garantice la suficiente confianza para adentrarnos en un tema tan delicado con tranquilidad y profundidad.

En el caso de querer consultar a la alternativa de Oriente al tarot nos encontramos que al realizar nuestras preguntas de amor al I ching este oráculo plantea la situación sentimental como si la relación de pareja fuera un baile, y al preguntarle nos comenta tres cosas:

1. La situación de amor actual. Esto nos permite comprender cómo están las cosas entre dos personas, qué está ocurriendo en el amor.

2. La situación sentimental futura. Nos mostrará el camino que está tomando la relación, el rumbo que va a seguir.

3. La sugerencia del Oráculo. Esto es fundamental en la adivinación china y muy diferente al tarot. El I Ching, fruto de una sabiduría de miles de años, nos ofrece un consejo para que podamos actuar de manera sabia. Dado que para el oráculo el futuro no es irremediable, de ahí que también se le llame el oráculo del Cambio, podemos alterar el porvenir si está en nuestras manos.

Esto último es la gran diferencia frente a cualquier otra consulta de tarot telefónico. Se trata aquí de unir la ciencia de Occidente, la psicología, con la sabiduría de Oriente, expresada en los consejos que nos ofrece este antiquísimo método de consultar la propia vida y su destino.

Le sugiero mi propia consulta que atiendo personalmente

Le he planteado los criterios necesarios para elegir un servicio de videncia buena por teléfono. Si lo que desea es una consulta de vidente bueno y económico, en un ambiente privado y profesional con un método alternativo al tarot le sugiero mi propia consulta.

Estaré encantado de atenderle en los telefonos 806 y visa que pongo a su disposición y en la que le atenderé personalmente.

A su servicio

Don Fidel